«Cartaventuras», un «Elige tu propia aventura» de cartas y tablero

Portada de «Cartaventuras»

¡Al fin hemos lanzado «Cartaventuras«, un juego de cartas y tablero para jugar en familia del tipo «Elige tu propia aventura«!
Aunque se trató de una edición pequeña, su éxito ha sido fulminante, vendiéndose casi todos los ejemplares en 48 horas.

Cartaventuras se diseñó y probó con gente ajena al equipo de diseño durante 4 años, con el objetivo de hacer un juego muy sencillo de entender, que puedan jugar entre 1 y 4 jugadores, preferiblemente en familia, y que busque la diversión y animación a la lectura.
En una ambientación de fantasía, los jugadores tendrán que negociar, elegir cómo hacer su aventura, colaborar y competir para llevarse el tesoro del Gran Dragón y regresar a su pueblo colmados de gloria y riqueza. Pero claro… por el camino suele haber aliados, enemigos y decisiones. Muchas decisiones. Y peleas y situaciones comprometidas, claro. Conseguir un tesoro no suele ser sencillo.

Lo interesante del juego se puede resumir en tres puntos:

  • Busca la animación a la lectura: si no lees, no puedes jugar.
  • Se disfruta mucho más entre varios jugadores y en familia.
  • Su mecánica es muy sencilla y puede ser comprendida rápidamente por niños de 8 años en adelante.

Lo más curioso es que se ha logrado adaptar un sistema de multitrama mediante cartas, de manera que barajen como se barajen, siempre sale una historia coherente y diferente, dependiendo de las elecciones que se vayan tomando. Todo ello, además, salpicado con gotas de humor y basándose en estudios de narratología y folclorismo.
Por si fuese poco, en Cartaventuras se ha buscado el equilibrio entre figuras masculinas, femeninas y neutras (animales, monstruos), y se han introducido importantes aspectos de negociación y gestión.

Estamos muy contentos y confiamos que llame la atención de alguna editorial de juegos para su lanzamiento masivo. De momento, os dejamos el vídeo en el que hemos explicado en qué consiste. ¡Larga vida a los aventureros!

¡Oh capitán, mi capitán! o la mentira de Peter Pan

En el año 2011 me invitaron a ser el responsable de la sección literaria del suplemento cultural de un periódico. Mi cometido sería escribir artículos sobre literatura universal que invitasen a su lectura, cosa para lo que disponía de un máximo de 6.000 caracteres. Por ese motivo, y en un atisbo de bohemia originalidad, titulé a mi sección «En seis mil caracteres«.

Pues bien. Como el tempus fugit y el periódico y su suplemento ya no existen, me he permitido la libertad de reproducir los artículos que pude publicar en su momento, para disfrute de quien les interese. El primero de ellos fue dedicado a uno de los mejores libros que he leído en mi vida.


PETER PAN NO ES UN JUEGO DE NIÑOS

Ilustra: Judit PV

Este año se cumplen cien años de la primera edición del libro “Peter Pan y Wendy”, basado en la obra de teatro “Peter Pan o el niño que no quiso crecer”, del autor escocés James Matthew Barrie, y que ya estaba siendo interpretada sobre el escenario desde hacía unos años.

La importancia de esta obra ha sido de tal dimensión que no solo se han hecho películas, versiones de dibujos animados, obras teatrales y hasta una segunda parte (“Peter Pan de rojo escarlata”, de Geraldine McCaughrean), sino que incluso ha llegado a definir un síndrome psicológico manifestado en las personas que, pese a ser adultos, siguen comportándose como niños inmaduros.

Si bien “Peter Pan” es un libro ameno de leer y de gran ironía, erróneamente se ha considerado encuadrado en la literatura infantil desde la versión animada que del mismo hizo Walt Disney. Pero, ¿qué hace que “Peter Pan” sea una de las obras consagradas de la literatura universal? El gran acierto de este libro se basa en exponer ideas dirigidas a los adultos de una forma indirecta, soterrada, con una fina ironía que debe leerse entre líneas. De este modo, podemos ver cómo Barrie trata temas como la importancia de la familia o de la madre en la vida del ser humano (Wendy) de tal forma que su ausencia llena de dolor a muchos personajes del libro; o el valor de la libertad, creatividad y frescura que suele darse en la infancia y que no necesita las pautas de comportamiento impuestas por los adultos, casi siempre más absurdas que el “caos lógico” en el que viven los niños (Peter Pan). También se tratan puntos como la carga que suponen unas normas sociales rígidas y obtusas, demasiado estiradas, como las que se observaban en la sociedad inglesa y ante las que se rebelaban los que querían ser espíritus libres, quedando completamente excluidos de ella si se atrevían a no seguirlas (Capitán James Garfio, los Piratas); o también la inmortalidad de la fantasía y de las cosas vividas en la infancia más allá del mundo aburrido que supone hacerse mayor (Los Niños Perdidos). Incluso aparecen temas tan espinosos como el tiempo y la muerte que siempre nos persiguen y que un día nos alcanzarán, sin que podamos enfrentarnos jamás a ellos y de los que sólo podemos escapar para retrasar sus efectos (el Cocodrilo); o el amor inalcanzable de alguien (Sra. Darling) a quien se ama pero de quien jamás se logrará robar ni un beso; o la mujer moderna e independiente que actúa como ella quiere y no como otros le indican (Princesa Tigridia).

Cada línea de “Peter Pan” debe leerse buscando un mensaje oculto, con segundas intenciones y comentarios llenos de retranca, que suponen una crítica importante a los valores que guían nuestra sociedad frente a la libertad de normas que rigen El País de Nunca Jamás. Entendido así el libro, disfrutaremos enormemente de un mensaje dirigido a adultos para cambiar nuestras vidas y valorar cosas diferentes a las que nos tienen acostumbrados.

Se puede encontrar “Peter Pan” editado en español por Alianza Editorial, en su colección El Libro de Bolsillo, por menos de ocho euros.


Recientemente tuve ocasión de demostrar la utilidad del Toolkit de Diseño narrativo en una ponencia que di con mis buenos amigos de Cálamo y Cran y volví al tema de Pan. Personalmente siempre estuve enamorado de la profundidad de Garfio, y eso me dio pie a hacer la presentación que vais a ver a continuación. En ella, desgrano la estructura narrativa del libro y demuestro cómo encaja a la perfección en el «Viaje del héroe». Sin embargo, mi visión de la obra probablemente no sea exactamente la misma que la vuestra: